¿QUÉ ES LA NEURODINAMIA Y CUÁL ES SU OBJETIVO?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La neurodinamia, también llamada neurodinámica o movilización neural, se define como una intervención de fisioterapia dirigida a evaluar y tratar las alteraciones o trastornos del sistema nervioso periférico. En ella, se lleva a cabo la movilización de los nervios a lo largo de su trayecto y de otras estructuras que los rodean.

Los nervios discurren a través de túneles o interfaces mecánicas entre los diferentes tejidos del cuerpo (músculos, huesos, piel, etc) estableciendo una conexión entre aquellos tejidos que inervan. Si en estos se da una patología, el paso de los nervios por dichos túneles puede verse afectado, llegando a provocar una disfunción neural. 

Por ello, uno de los objetivos principales de la neurodinamia es mejorar la relación dinámica del tejido neural afectado con respecto a sus interfaces mecánicas, liberando los posibles atrapamientos del nervio. 

Además, la neurodinamia permitirá al fisioterapeuta valorar la salud del sistema nervioso e identificar el mecanismo por el cual se desencadena la sintomatología del paciente.

La función principal de los nervios es transmitir información que permitirá el movimiento. Su disfunción conlleva a una mecanosensibilidad neural, que es la causa más frecuente de los síntomas e implica la producción de dolor y otros síntomas (como hormigueos) en relación con determinados movimientos.

¿EN QUÉ CONSISTE UNA DISFUNCIÓN NEURAL? 

Se da en aquellos procesos que cursan con una alteración del movimiento activo y pasivo, en los que se da una postura antálgica (posición que se adquiere para evitar el dolor), en los que hay respuestas anómalas en los tests neurodinámicos de tensión y/o deslizamiento del nervio, en los que hay alodinia mecánica (dolor ante un estímulo que normalmente no desencadenaría dolor) y en los que hay una evidencia de una causa local que justifique la disfunción neural.

El tratamiento de Neurodinamia se centra en las funciones mecánicas del nervio, que serían la capacidad de soportar fuerzas de tensión, compresión y deslizamiento. Fundamentalmente se basa en crear tensiones y deslizamientos del nervio a lo largo de su recorrido. 

Se puede realizar en la clínica mediante técnicas pasivas o pasivo-asistidas, que serían aplicadas por el fisioterapeuta, o  mediante técnicas activas, que puede realizar el paciente en casa con ejercicios de autotratamiento.

¿EN QUÉ PATOLOGÍAS SE RECOMIENDA LA NEURODINAMIA?

 Cualquier patología en la que hay una disfunción neural es susceptible de este tipo de tratamiento. Algunos ejemplos, entre muchos, son:

– Atrapamientos nerviosos (por ejemplo el síndrome del tunel del carpo)

– Dolor lumbar o cervical con origen radicular (en la raiz del nervio)

– Síndrome del desfiladero torácico

– Ciáticas o ciatalgias.

– Síndrome del piramidal

Autora: Paula del Toro (Fisioterapeuta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.