Las 6 lesiones más frecuentes en los glúteos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La región glútea, en la parte inferior de la espalda, la conforman tres músculos glúteos: glúteo mayor, medio y menor. El glúteo mayor es uno de los músculos más fuertes y resistentes del cuerpo. Sin embargo, es posible que sufra de desgarros y lesiones asociadas a dicha potencia muscular.

Por otro lado, a nivel óseo nos encontramos con la pelvis y el coxis, que es la parte final de columna vertebral.

Las lesiones en la región glútea son relativamente frecuentes, especialmente en deportistas que sufren desgarros musculares en los glúteos o caídas directas sobre el coxis.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en la zona glútea?

Algunas de las lesiones y patologías más frecuentes de esta región son las siguientes:

Distensión muscular y sobrecarga muscular

La sobrecarga muscular se produce por la repetición prolongada de un movimiento en un determinado músculo, pudiendo darse a consecuencia de un sobreentrenamiento.

Esta sobrecarga puede producir una distensión muscular, que se presenta cuando un musculo es sometido a un estiramiento exagerado generando un desgarro. También puede darse por un accidente, sin necesidad de que haya sobrecarga muscular. El síntoma principal de una distensión es el dolor que puede ir acompañado de inflamación en la zona y pequeños espasmos musculares.

Tendinitis del glúteo medio

Se trata de un dolor lateral de cadera que forma parte del síndrome del corredor, pues su causa se fundamenta en los movimientos repetitivos de impacto, aunque también puede ocurrir ante sobrecargas laborales.

A pesar de que la tendinitis puede darse también en el glúteo mayor y menor, las tendinitis glúteas en atletas afectan sobre todo al tendón del glúteo medio.

Síndrome del piramidal

Se trata de una lesión que afecta al músculo piramidal o piriforme, un músculo profundo que se encuentra por debajo de los glúteos, a mayor profundidad. También se suele llamar falsa ciática porque los síntomas son parecidos a ella, produciendo un dolor que baja por la parte posterior de la pierna, pero con origen en el glúteo. Suele afectar a la hora de subir escaleras y permanecer sentado.

Bursitis isquioglútea

Se produce por la inflamación de la bursa isquioglútea, que es una estructura situada entre la tuberosidad isquiática (la zona más inferior de la pelvis) y el glúteo mayor. Genera dolor e impide sentarse con comodidad.

Suele darse en aquellas personas que están mucho tiempo sentados, inflamando dicha bursa, sobre todo en profesiones que no permiten cambiar de postura. Es por ello que también se denomina «asiento del tejedor».

Fractura de coxis

Esta lesión es más frecuente que se produzca por traumatismos de alto impacto o durante el parto instrumental. Su tratamiento habitual es conservador, muy lento y tedioso, aunque dependiendo de la severidad de la lesión quizá se termine en una intervención quirúrgica que consiste en quitar el coxis (coccigectomía).

Luxación de coxis

La causa necesaria para producir una luxación de coxis es el traumatismo o golpe, es decir, se requiere de una gran fuerza para que el coxis se desplace. La luxación suele ser menos grave que la fractura y habitualmente el tratamiento es conservador, no quirúrgico, si bien, sus secuelas pueden ser bastante dolorosas.


Autora: Paula del Toro (Fisioterapeuta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.