IMPORTANCIA DE LA HIDRATACIÓN DURANTE UNA OLA DE CALOR EN VERANO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Es bien conocido el hecho de que en verano las temperaturas son más altas y pasamos más tiempo al aire libre, por lo que una correcta hidratación es fundamental para el adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo. Además, debido a las olas de calor que estamos sufriendo este verano la hidratación cobra aún mayor importancia. Por ello, en este artículo hablaremos de la necesidad de hidratarse, especialmente en la época de verano.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE HIDRATARSE?

Beber agua es una práctica primordial para mantener las funciones físicas normales, la termorregulación y el funcionamiento cognitivo normal. Cuando estamos deshidratados podemos ver disminuida nuestra capacidad intelectual, la concentración, el rendimiento físico y la memoria por lo que es imprescindible mantener un nivel óptimo de hidratación. 

Además, durante la práctica del ejercicio mantenerse bien hidratado cobra aún mayor relevancia debido a la gran cantidad de agua que perdemos en forma de sudor, agravado por las altas temperaturas del verano. Si no bebemos suficiente agua podemos sufrir dolores de cabeza y un mayor cansancio y, además, con la deshidratación aumenta el esfuerzo cardiovascular.

¿QUÉ PAPEL TIENE EL AGUA EN NUESTRO ORGANISMO?

El porcentaje aproximado de agua en nuestro cuerpo es del 60% en adultos, cuyo papel en nuestro organismo es fundamental, ya que está involucrada en diversos e importantes procesos de nuestro metabolismo: transporte de sustancias, mantenimiento de la temperatura corporal, digestión, lubricación de las articulaciones, protección de estructuras, etc.

ALGUNOS CONSEJOS

Debido a todo lo mencionado, en este artículo os proponemos una serie de pautas con respecto a la hidratación durante las olas de calor y en general en verano:     

  • Se debe mantener una óptima hidratación diaria. No esperes a tener sed para beber agua, ya que la sed suele ser un síntoma de que empezamos a estar deshidratados.      
  • Antes de salir de casa conviene beber agua, así como llevar una botella de agua siempre encima para poder hidratarnos en cualquier momento y lugar.
  • Se debe beber agua antes, durante y después de realizar cualquier actividad física o deporte.
  • Hay que beber al menos 2 litros de agua al día para reponer el líquido perdido del cuerpo, sobre todo si las temperaturas son muy altas. Las embarazadas o mujeres en época de lactancia deben beber más, unos 3 litros de agua al día.
  • Con el fin de evitar un posible golpe de calor, bebe mucha agua, tengas o no sed, especialmente si vas a pasar tiempo al sol, en la playa o la piscina, puesto que el sol provoca que sudes y te deshidrates más. Llévate siempre una botella de agua. Te recomendamos comprarte una botella grande de las que mantienen la temperatura del agua. Así, podrás tener agua fresquita para todo el día y el hecho de que el agua se pueda calentar no será excusa para hidratarse bien durante gran parte del día.

Además de mantenerse bien hidratado, es recomendable buscar sitios con sombra, fuera de los rayos directos del sol, además de evitar realizar actividades físicas en las horas centrales del día, que son las más calurosas, y usar ropa fresca y ligera.

Autora: Paula del Toro (Fisioterapeuta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.