¿Cómo reconocer el dolor crónico?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

¿Qué es el dolor crónico?

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) nos hablaba recientemente sobre el dolor crónico, entendiéndose como aquel dolor que persiste pasado el tiempo normal de curación del tejido del cuerpo.

Es decir, es un dolor que ya no tiene una función de alarma (como en el caso del dolor agudo), si no que se convierte en un dolor persistente y que genera discapacidad en todas las esferas de la vida de la persona.

Según el CPFCM, en España, se calcula que el dolor crónico afecta aproximadamente al 18% de la población, siendo de entre moderada e intensa intensidad en el 12% de los casos.

Una cosa muy importante y a remarcar es que el dolor crónico no implica que sea para siempre. Con el tratamiento adecuado, este puede desaparecer de por vida.

Hay algunas patologías conocidas que dan dolor crónico como la fibromialgia o la artrosis, etc que aunque vayan a estar ahí toda la vida eso no implica que la persona vaya a padecer dolor de por vida. Son sólo etiquetas, la persona tiene la capacidad de hacerles frente y vivir sin dolor y con buena funcionalidad.

¿Por qué ocurre?

Como se ha mencionado anteriormente, el dolor crónico no tiene una función protectora como lo tiene el dolor agudo. Y si este dolor no sirve como función de alarma para protegernos de un peligro, ¿entonces por qué sucede?

Que algo agudo llegue a cronificarse depende de múltiples factores, todos de carácter biopsicosocial, es decir, que no sólo influye lo físico si no también los factores psicológicos (miedo, expectativas, catastrofismo, etc) y lo social (apoyo familiar, trabajo, accesibilidad a atención sanitaria).

Es por ello que el dolor crónico no tiene una única causa y que su abordaje debería ser multidisciplinar, donde se integre el trabajo conjunto de un médico, un psicólogo, un fisioterapeuta, etc.

¿Cómo actúa la fisioterapia?

La fisioterapia juega un papel fundamental en el abordaje del dolor crónico. Este se centrará en la recuperación de la funcionalidad de la persona y en darle las herramientas para hacer frente al dolor para que así se reduzca y que llegue a desaparecer.

¿Cómo se trata el dolor crónico desde la fisioterapia? Principalmente a través de educación terapéutica (comprender cómo funciona el dolor en nuestro organismo, entender la patología, la importancia del ejercicio, recomendaciones, etc) y ejercicio terapéutico individualizado, pudiendo emplear también terapia manual (masoterapia, movilizaciones, técnicas) para ayudar a reducir el dolor.

Esperamos que hayas entendido mejor el dolor crónico. Si crees que lo presentas o que tienes riesgo de padecerlo, acude a un fisioterapeuta para que te ayude.

También puedes acudir a nuestra Unidad de abordaje activo del dolor

Autora: Paula del Toro (Fisioterapeuta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.